¿Cómo se limpia un robot aspirador? Mantenimiento básico

Estos pequeños electrodomésticos nos han proporcionado una gran mejora en nuestra calidad de vida. Y es que poder dejarles a ellos las tareas de limpiar y aspirar el suelo de nuestra casa nos da a nosotros la posibilidad de disfrutar de más tiempo libre para poder dedicarlo a nuestras aficiones preferidas. Sin embargo, nuestros robóticos y diligentes amigos todavía requieren que les dediquemos algo de tiempo. Es lo que podríamos definir como el mantenimiento de los robots aspiradores.

Y es que, con el uso continuado, los robots (sean del tipo o la marca que sean), tan en contacto con el polvo y la suciedad, acaban por ensuciarse. En ese caso, precisan de nuestra ayuda para volver a estar en perfecto estado. De lo contrario, se irán volviendo cada vez menos eficaces, hasta llegar a un punto que incluso dejen de funcionar. De ahí que concedamos tanta importancia a la limpieza del robot aspirador.

¿Cómo limpiar el robot aspirador?

Para que nuestro robot nos dure muchos años en perfecto estado, tenemos que desempeñar ciertas tareas de limpieza esporádicas. Solo así, nos aseguraremos el correcto funcionamiento del robot. ¿Y cuál es el mantenimiento básico de los robots aspiradores? Te lo detallamos a continuación en diferentes pasos. No pierdas detalle:

Tiempo necesario: 20 minutos.

Mantenimiento del robot aspirados

  1. Apagar el robot aspirador. Tanto por nuestra propia seguridad como por la integridad del robot aspirador, debemos asegurarnos de apagarlo antes de manipularlo. Así, evitaremos posibles incidentes.
  2. Vaciar del depósito de suciedad del robot aspirador. Esta es una tarea que deberíamos hacer regularmente, al menos, una vez cada tres usos del robot. Y es que el depósito va acumulando el polvo las pelusas y la suciedad que aspira el robot, y terminará por llenarse.
    En la mayoría de los casos, el depósito se extrae fácilmente liberando una pestaña o quitando algún tornillo. Después, solo hay que vaciarlo en el cubo de la basura.
    Una vez vacío, conviene limpiar el depósito para retirar posibles restos que hayan quedado adheridos. Podemos usar un pincel o un cepillo de dientes que tengamos para este cometido.
    Cuando esté limpio, volveremos a colocar el depósito en su sitio, y lo fijaremos con el mecanismo de sujeción que lleve (la pestaña, el tornillo, etc.).
  3. Limpiar la rueda delantera. La rueda (o ruedas) situada en la parte delantera del robot aspirador es de los componentes que más se ensucian, ya que tiene que pasar continuamente por suelos que todavía no están limpios. En los ejes de esta rueda suelen engancharse pelos y pelusas que dificultarán su giro.
    Con la ayuda de unas pequeñas tijeras, trataremos de cortar los nudos de pelos que se hayan quedado enganchados en la rueda. Si fuera necesario, podríamos extraer la propia rueda para una limpieza más exhaustiva y cómoda. En muchos casos, esta rueda va colocada a presión, por lo que se extrae fácilmente.
    Una vez que la rueda está limpia y libre de pelusas, volvemos a colocarla en su sitio y pasamos al siguiente paso.
  4. Limpiar los cepillos laterales del robot aspirador. Los cepillos laterales son, probablemente, las piezas más sufridas de nuestro robot aspirador, ya que suponen la primera línea de batalla contra la suciedad. Por eso, se ensucian más y, por ende, debemos poner especial atención para limpiarlos.
    Con la ayuda de un destornillador, extraemos los cepillos laterales para proceder a limpiarlos. Lo primero, será retirar los pelos y las pelusas que hayan quedado enmarañados en los ejes del cepillo. Una vez que nos hemos quitado lo «gordo», procederemos a limpiar las cerdas con un paño húmedo. Así, quitaremos el polvo que se adhiere al cepillo.
    Con todo ya limpio, volvemos a acoplar los cepillos en su sitio, y los atornillamos para que queden bien fijos en su posición habitual.
  5. Quitar las pelusas de los extractores. Los extractores son unas pequeñas rejillas de ventilación que llevan los robots aspiradores para poder evacuar el aire caliente. Con el tiempo, el polvo y las pelusas pueden acumularse en estas rejillas, impidiendo que el robot se ventile y refrigere adecuadamente. Ello puede provocar un sobrecalentamiento o incluso que se estropee nuestro robot.
    Para limpiar los extractores, podemos extraerlos (valga la redundancia) y quitarles cualquier pelusa que tengan adherida. Con la ayuda de un trapo, también procederemos a limpiar el polvo y la suciedad que puedan tener.
    Una vez limpios, volveremos a colocarlos, asegurándonos de que quedan perfectamente fijos en su lugar.
  6. Limpiar los filtros del robot aspirador. El filtro es una de las piezas más importantes de cualquier aspiradora, ya que se encarga de retener las partículas de suciedad y deja pasar solo el aire. Si dejamos que el filtro acumule mucha suciedad, acabará por perfer efectividad, lo que se traducirá en robots aspiradores que no limpian bien o que devuelven al aire el polvo y los alérgenenos.
    Para limpiar los filtros, tenemos que extraerlos (normalmente, están instalados en el mismo compartimento que el depósito del aspirador), y sacudirlos en el cubo o en una bolsa de basura, con cuidado de no ponerlo todo perdido de polvo. Algunos filtros son lavables, pero debes asegurarte de ello antes de proceder a mojarlos. Con el filtro limpio, volvemos a colocarlo en su sitio, respetando su posición original.
    Llegará un momento en el que el filtro, por mucho que lo limpiemos, ya no vuelva a desempeñar correctamente su función. Entonces será cuando habremos de comprar un filtro de repuesto y sustituirlo.
  7. Limpiar los sensores del robot aspirador. Para que nuestro robot aspirador pueda desplazarse de manera «inteligente» por la casa y evitar los obstáculos que se pongan en su camino, necesita que sus sensores estén completamente limpios.
    Para ello, bastará que les pasemos por encima una paño ligeramente húmedo. Una vez retirada la suciedad, los secamos bien, y estarán listos.
  8. Limpiar el rodillo del robot aspirador. El cepillo o rodillo central del robot aspirador es la pieza que se encarga de conducir los diferentes elementos de suciedad a la boquilla de succión. Durante su trabajo, como es lógico, se le quedarán adherida pelusas y otros restos, por lo que debemos limpiarlo regularmente.
    Si nuestro modelo lo permite, extraeremos el rodillo para limpiarlo mejor. Le quitaremos cualquier nudo de pelos que tenga y, con la ayuda de un pequeño trapo, quitaremos el polvo y la suciedad. Volvemos a colocarlo correctamente en su sitio.
  9. Quitarle el polvo al robot. Y ahora que ya tenemos todos los componentes importantes en perfecto estado, no estará de más que limpiemos, con un paño, la superficie del propio robot para que luzca mejor. ¿No sería paradójico que un aparato que se dedica a limpiar estuviera tan sucio?

Esto es, en resumidas cuentas, lo que vas a tener que hacer para limpiar un robot aspiradora y tenerlo perfecto para que te deje la casa como los chorros del oro.

Cómo limpiar el cepillo central de un robot aspiradora

Vale, lo sabemos. Todo lo que te hemos contado en el punto anterior está muy bien. Pero, sobre todo en los tiempos que corren, somos personas de imágenes.

Es cierto que no todos los robot aspiradores son iguales, y que cada uno se abre de una forma. Unos sólo aspiran. Con otros puedes fregar, con lo que tienen además del depósito donde se guarda la suciedad, el depósito del agua que necesita para el fregado.

Pero aunque haya tantas diferencias en el producto final, no son tantas las que hay a la hora de la limpieza. Es por ello que vamos a dejarte con un vídeo explicativo de cómo limpiar un robot aspirador Rowenta, en concreto el Robot aspirador Serie 40 de Rowenta.

En este vídeo vas a poder profundizar en la limpieza del robot aspirador, viendo cómo se limpia el cepillo central del robot. Un cepillo que, de no limpiarse bien, impedirá el buen funcionamiento del robot y una buena aspiración.

Repuestos para robots aspiradores

Es cierto que un buen mantenimiento del robot es primordial para que estos funcionen correctamente y duren más tiempo. Pero el uso continuado hace que los componentes se desgasten y que llegue un momento que haya que cambiarlos.

Los componentes que más se desgastan por regla general son las escobillas laterales y el cepillo central, pero también hay que tener en cuenta el cambio de los filtros.

Por eso, queremos dejarte con una pequeña galería de estos y algún otro accesorios que puedes necesitar cambiar, y que seguro te das cuenta cuanto hagas el mantenimiento del robot aspirador que tengas en casa.

Siguiendo estos pasos al pie de la letra, y llevando a cabo estas sencillas tareas de mantenimiento una vez al mes (o cada 3 ó 4 usos del robot aspirador), seguro que conseguimos aumentar considerablemente la vida útil del aparato, al mismo tiempo que logramos que siga siendo tan eficaz en la limpieza como el primer día.

Parte del contenido de esta página procede de Amazon. Los precios y disponibilidad de sus productos cambian constantemente y se actualizan cada 24 horas. Se aplicará a la compra del producto el precio y la disponibilidad que aparezca en Amazon en el momento de la compra.

Deja una respuesta